w a l k o n e a r t h es el lugar donde desahogo mi conciencia y aplasto mis frustaciones. También lo hago en otros lugares, pero me pagan por ello...



jueves, 9 de diciembre de 2010

EL EXORCISMO 107 (II)

Cuando el Exorcista invocó al djinn la mujer, de unos treinta y tantos, apuntó en voz baja algo así como: “soy, o me llamo,   Mohamed Salhamin.” Un nombre masculino.
Un silencio absoluto arropaba la sala cuando el hombre que realizaba el Rokia Charicua, o ritual de exorcismo, comenzó a recitar el Corán con sus labios pegados al oído de la supuesta endemoniada. La mujer inició una serie de balbuceos en árabe, para mi del todo ininteligibles. Por balbuceos y por árabe. En ese momento el hombre ya sostenía la  cabeza de ella entre sus dos manos. Para evitar golpes y daños auto infringidos.
El idioma escogido por el espíritu, en este caso supuestamente maligno, fue el francés (que casualidad). Y en francés salieron las palabras de los labios de la poseída cuando se abalanzó sobre mí violentamente y, verbigracia,  gritando como una posesa. Lo del francés hubiera quedado en anécdota por hallarnos en Marruecos, de no ser porqué después me aseguraron que aquella mujer no hablaba ni “mu” de árabe ni de francés. Tan solo bereber, su lengua vernácula. Cuando el exorcista la separó de mí, yo no sabía dónde mirar. O fotografiar. ¿Y si me maldecía la NIKON?, o a mí.
A aquellas alturas yo ya flipaba en colores y sin haber catado, palabra de honor, ni un solo ápice de hashish alauita. Que dicen es bueno de tres pares de lo que ya sabéis.
La mujer, el espíritu, tal vez Mohamed o el djinn, o quién se yo, puede que todos a la vez proliferaban gritos aberrantes y entre árabe, bereber y francés se escapaban palabras que yo intentaba cazar al vuelo, mientras mi dedo índice no paraba de apretar el obturador tras el sobresalto inicial, en el que había quedado petrificado. Click, click,  click, tragaba saliva y click, clik, click una y otra vez y otra y otra…
La primera tarjeta se gastó con los primeros pasajes del Corán. Y la mujer que seguía chillando, gruñendo, apretándose la cara, los ojos, frotándose las manos, gesticulando con pies y manos y cara. Se golpeaba el pecho y la cabeza y no paraba de respirar con fuerza, profundamente, como si estuviera de parto o algo parecido. Faz roja, ojos desorbitados. Ambiente tenso en la sala.
Mi intérprete no me quería traducir lo que decía la señora al aire y a mí directamente en ocasiones. Os aseguro que cuando me miraba y me gritaba se me helaba el plasma sanguíneo. Yo emocionado. Y por qué no aceptarlo un poco acojonado. Que, ya se sabe, estas cosas las carga el Diablo. No tenía ni crucifijos ni Biblia con que defenderme, aunque bien pensado allí no me hubieran servido. Mejor un Corán en las manos en vez de una NIKON en modo ráfagas. Quién me mandaba a mí insistir, si me lo habían avisado. Ibrahim comentó en más de una ocasión: ¿Estás seguro? Yo que voy a estar seguro. Pero ya puestos.
A la pobre mujer le estaban sacando de dentro el espíritu 107 de los 114 de la poseían. Cada pocos días tenía que pasar por aquel trago hasta quedar limpia de cuerpo y alma. Le rechinaban los dientes y a mí el cerebro. Click, click, click.
Yo presencié un exorcismo real aquel día y en aquella sala, un conjuro para liberar un alma, una mente confusa. No sé que salió de dentro de aquella mujer. Lo que sí sé es que no fue un espíritu demoníaco. Enfermedad mental, bipolaridad, estrés postraumático, ignorancia, miedo, son posibles explicaciones. Tal vez estas prácticas son reales para quién las cree y ridículas para los que no. En mi caso, creedme, ya no sé qué creer. Y vosotros… ¿qué creéis?

PS: Aquella mujer, dicen, fue castigada por haber acudido a una bruja que conjuró en contra de alguién a quién ella odiaba. El castigo fue la posesión por todos aquellos djinn.

video


(C)DE LAS IMAGENES ALFONS RODRÍGUEZ/PROHIBIDO SU USO/DO NOT USE.

22 comentarios:

  1. Quan jo estudiava, en classe de psicologia el professor posà un exemple d'una persona angloparlant que després d'un accident va perdre la memòria i quan parlava ho feia en xinès. L'explicació era que de petit vivia a sobre d'una bugaderia duta per xinesos i allò que ell deia eren les converses que havia escoltat des del pati de casa seua en la infantesa. Ara, la teva experiència és per a acollonir-se. Bones fotos.

    ResponderEliminar
  2. Si, Francesc, la ment humana es absolutament complexa.
    Gràcies...

    ResponderEliminar
  3. Molt bona la narració, company!. I les fotos!; pero "pelín" excesiu el multimedia que enganxes. Potser, crec, que la narració i les fotos tenen prou forçes per elles mateixes, i no cal "cridar" efectes a lo Hollywood..

    ResponderEliminar
  4. Rafa, amigo. Lo del "efecto Hollywood" es precisamente por el tono irónico. Yo en estos casos soy un poco escéptico, la verdad. No pretendo hacer creer a la gente que presencié como le sacaban un espíritu a aquella mujer. De ahí el tono un poco de "choteo".
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Obviamente yo también soy escéptico y me inclino por lo que tu ya has dicho: enfermedad mental o similar.

    Las fotos son excelentes. Te felicito.

    A la pobre mujer le quedan 107 exorcismos más? Podrias organizar un viaje fotográfico para el próximo. ;-)

    ResponderEliminar
  6. Jordi, li quedan 7 exorcismes més.
    Quines coses!

    ResponderEliminar
  7. Como tu mismo dices al final uno no sabe realmente que creer delante de situaciones tan peculiares... Enhorabuena por las imágenes, me gusta como narran la historia. Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Si, Òscar, son experiencias que siempre aportan algo y que te dejan confuso a la vez!
    gracias.

    ResponderEliminar
  9. Interesante aunque yo habría combinado algo de vídeo. Inquietante al principio, satura un poco al final. Impresionante el ritmo al principio, cansa al final. Me gusta

    ResponderEliminar
  10. Alfons, brujerías y exorcismos, entre otras muchas "realidades", son complejas formas de control social en muchas sociedades del mundo. En ellas, a menudo, las personas "actuan" como se supone que deben hacerlo en determinadas circunstancias. Entre los pueblos sioux, por ejemplo, la búsqueda de las famosas visiones proféticas después de los siete dias de ayuno y aislamiento, y que servian de rito iniciático para los jóvenes guerreros, siempre daban como resultado profecías y visiones "políticamente correctas" dentro del grupo... Posiblemente esta mujer reaccione al exorcismo como se supone que debe de hacerlo en esas circunstancias... Pero también puede ser que no... jaja! Tú estabas allí.

    Buenas fotos!!

    ResponderEliminar
  11. Tenías que haberlos sobornado para que la mujer girase la cabeza 360 grados, entonces si que hubieras flipado, jejeje. Casi me da más miedo la cara del curandero que la pobre mujer. Me ha gustado el suspense que le has dado. Saludos

    ResponderEliminar
  12. Hola Isidoro,
    Efectivamente, he leido sobre ello y estoy de acuerdo contigo. Yo pensé eso mismo pero por qué esa mujer reaccionó así y no de otro modo? Qué influencias tenía para actuar con esa violencia o exaltación? Me gustaría tener una respuesta. Yo estaba allí, pero sólo eso: estaba.

    ResponderEliminar
  13. Pues yo si creo en estas cosas Alfons. He visto bastantes en Brasil y no tengo duda de que existen las posesiones y las actuaciones, que es como denominan en la mata a estas secuencias. Hay incluso escuelas grandes y antiguas que tratan el tema del espiritismo desde varios ámbitos (Kardec por ejemplo).
    Todas las religiones tienen su lado espírita. La iglesia Católica con sus exorcismos y los árabes tienen mucha experiencia (sufís por ejemplo).
    En fin, que yo siento profundamente que hay otra realidad más allá de nuestros ojos (incluso los de GEA).
    Por cierto, excelentemente escrito.
    Parabens

    Un abrazo
    Juan C. de La Cal

    ResponderEliminar
  14. JC,
    No puedo decir que no tengas razón, pues nadie ha demostrado lo contrario.Una de las cosas buenas de la vida es esa incertidumbre que nos acompaña y que con claroscuros aviva nuestra atención e inquietudes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Wambas, sólo le faltaba eso a la pobre mujer...mejor aparentarlo con Photoshop.
    Gracias por tu aportación.
    alfons.

    ResponderEliminar
  16. Interesante reportaje, personalmente me satura un poquito el montaje, pero eso ya lo has comentado, me gusta mucho como has captado el momento de enajenación.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Todo un documento. Me gusta el resultado. Salu2

    ResponderEliminar
  18. Gracias Javier, fue una experiencia curiosa, la verdad...

    ResponderEliminar
  19. Qué experiencia Alfons... Impresionado quedé.
    Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar

Realiza tu comentario al respecto.